Psicologos Profesionales

Los mejores psicologos

El Acaparamiento

¿Como ayudar a las personas que no pueden dejar ir los objetos o cosas?

Existen personas que tienen un gran apego emocional sobre ciertos objetos o cosas, estas personas suelen experimentar sentimientos tan intensos como la perdida de un familiar cuando pierden alguna de sus posesiones.

Las personas que tienen problemas dejando de lado las cosas, suelen ser personas con problemas de autoestima, en el fondo se sienten desamparados e indefensos, por lo que superar este problema puede parecerles una tarea imposible.

Sin embargo, con la ayuda de un terapeuta calificado, las personas con este desorden pueden aprender cómo manejar los apegos emocionales que forman con los objetos.

Hacer frente estos sentimientos puede ser muy difícil si se intenta solo, ya que las etapas son muy similares a las encontradas por personas que están sufriendo después de la pérdida de un ser querido.

Por lo tanto, la comprensión de estas etapas es importante si usted o un ser querido está experimentando problemas con el acaparamiento, y la identificación de estos sentimientos es un gran primer paso para obtener la ayuda de un psicólogo calificado o psicoterapeuta.

Cuando una persona tiene un problema con el acaparamiento, es importante conocer en qué etapa del proceso se encuentra, así será más fácil de entender su perspectiva o proporcionar orientación.

Etapas del Acaparador

Negación:

La negación es el escenario cuando las personas no reconocen que tienen un problema con el acaparamiento. Pueden decir que sólo les gusta mantener las cosas, y no están en contacto con el hecho de que hay un problema con aferrarse a todo.

Enojo:

La siguiente etapa del proceso se conoce como enojo, y ocurre cuando una persona dirige la ira hacia ellos mismos o hacia los demás. Él o ella puede sentirse frustrado con su manera de operar y enojarse con ellos mismos, o mostrar rabia a otros por señalar su problema.

Negociación:

La negociación es la etapa que puede mostrarse a medida que la gente comienza a hacer tratos con otros, ellos mismos o Dios en un intento de postergar el verdadero progreso. Por ejemplo, pueden pedir mantener una cosa si tiran otra.

Depresión:

La depresión es una parte del proceso que puede ser experimentada cuando una persona realmente comienza a darse cuenta de que él o ella tiene este problema. A medida que la realidad se hunde, pueden encontrar que son incapaces de avanzar.

Aceptación:

La etapa final se conoce como aceptación. Esto ocurre cuando la gente se da cuenta y entiende el papel que el acaparamiento ha jugado en su vida. Con esto llega el conocimiento de que es importante para su calidad de vida trabajar en las cuestiones subyacentes y que tomará tiempo abordar los aspectos prácticos de poder dejar ir las cosas.

Limpieza:

A medida que avanzan, tal vez quieran empezar a despejar su espacio vital. Para esto, las personas a menudo eligen un miembro de la familia, un amigo o un equipo organizador para ayudarlos.

Sin embargo, es importante entender que cuando una persona está dispuesta a pedir ayuda con un problema de acaparamiento, es importante saber si la persona se encuentra emocionalmente segura y siempre se debe contar con un profesional calificado que entiende la dinámica del acaparamiento.

Debido a que el acaparamiento no suele estar relacionado con un solo objeto sino con una multitud de ellos, tener límites claros y cómodos antes de empezar con la limpieza mejora las tasas de éxito.

Importante:

Estas etapas no son lineales. Aunque la negación ocurre primero, el proceso de la curación implica el moverse dentro y fuera de estas etapas.

Independientemente de dónde se encuentra uno en su proceso siempre será adecuado hablar con un terapeuta que le ayudará a evaluar la situación y le proporcionará apoyo positivo para el cambio.

Cuando la persona acepta su problema con el acaparamiento, es importante que continúen trabajando a través de este componente emocional con su terapeuta.

Conclusión:

Aunque el acaparamiento no es necesariamente curable, las personas con el trastorno pueden moverse hacia la recuperación y aprender a dejar ir las cosas.

Además, con la ayuda de un psicólogo calificado o de un trabajador social clínico, los acaparadores obtienen una visión más profunda de su mente, aprenden herramientas y estrategias para superar sus desafíos, y dejan ir los apegos emocionales no saludables que pueden haber formado con sus pertenencias.

Esto les permite evaluar mejor el valor de sus artículos y trabajar hacia vidas más pacíficas y libres de desorden.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *